Infinity Blade: un juego para móvil con gráficas padres

Una vez que he conseguido quitarme curro de encima puedo escribir aquí sobre la keynote de Apple de ayer. Solo hablaré de lo que respecta a videojuegos, claro.

En la keynote se volvió a evidenciar que los móviles son consolas POTENTES. No voy a descubrir la pólvora hablando de esa idea que a nadie ya sorprende. En realidad voy a fijarme en el título que mejor ha encarnado esa idea: Infinity Blade es un juego gráficamente sobresaliente.

Hace ya un par de años (2010), Epic Games decía que su motor gráfico Unreal Engine 3 no era adecuado para la Wii de Nintendo. La consola “no era lo suficientemente potente” en cuestiones gráficas. Al mismo tiempo Epic trabajaba en dicho motor para iOS. El resultado fue una demo para iPhone y iPad llamada Epic Citadel, descargable y gratuita todavía hoy, que nos permitía ver hasta dónde podía llegar el despliegue gráfico de esta plataforma. En esta demo podíamos pasear por una ciudadela medieval con diferentes ambientes, iluminaciones de luz artificial, interiores y exteriores, donde todo estaba quieto y solo podíamos caminar. El único propósito de la app era alardear, un postureo en toda regla por parte de Epic Games. Para mí fue un impacto grande, ya que era difícil encontrar tal despliegue gráfico en cualquier otra plataforma móvil.

Epic Citadel fue el germen del que nació Infinity Blade, un juego con unos gráficos tan brutales como simple su jugabilidad. El juego llevaba a la acción lo visto en Epic Citadel  con un juego de mecánica muy simple en el que teníamos que afrontar, espada en mano, una serie de enemigos (grandes) que nos salían al paso. Deslizábamos el dedo para dar espadazos, tocábamos a los lados para esquivar y… Poco más. Además la historia era simplísima y repetitiva, pero los gráficos eran maravillosos… Así como el precio: 4,99€.

Gráficas padres

Jugué a Infinity Blade en iPad 1 hasta que se me borraron las huellas dactilares. No puedo tener mejor recuerdo de un juego que, como buen juego para móvil que era, tenía una mecánica muy simple, como tantos otros juegos para móvil. La diferencia en esta ocasión se encontraba en el exterior.

Bajo mi humilde opinión, este juego es un hito histórico que no hay que olvidar. Un primer paso que quitó muchos prejuicios e hizo tambalearse a la industria de los videojuegos, ya que mostró un camino a seguir interesantísimo para las compañías desarrolladoras. Y además, fue un éxito. Millones y millones de descargas.

Ayer, tras un par de entregas después y algún título anunciado que nunca vio la luz, se presentó Infinity Blade 3 corriendo en un iPhone 5S. Graficazos:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s