Review: Destiny y su anticlímax (PS4)

Nota: esta review trata sobre las sensaciones que he tenido jugando a Destiny, sin sus expansiones, antes de su actualización del 15 de septiembre. Más adelante explico en qué consiste dicha actualización.

Imagen de personaje de Destiny en primer plano. Clase Titán.

En este blog he hablado varias veces de los juegos multijugador online. Me gustan, aunque nunca he tenido colegas estables con los que jugar y por lo tanto sé que la diversión no es completa. Aun así hay juegos multijugador bien planteados y a los que no me importa echarles un buen número de horas. Uno de esos juegos que más me han llamado la atención últimamente es Destiny. Nunca me quedó claro de qué palo iba este juego y he tenido que jugarlo yo mismo para ir saliendo de dudas. En el momento de publicación de esta entrada llevo 25 horas jugadas al juego y hay quien podría decir que es más que suficiente para hacerse una idea… Pero no. Voy a intentar poner orden a mis sensaciones con este título desconcertante.

Destiny es un título desarrollado por Bungie, creadores de la saga Halo. Este título se parece mucho en forma y fondo y quien haya disfrutado con la saga del Jefe Maestro, entre los que me incluyo, tiene muchas papeletas para disfrutar éste. Los combates, el comportamiento de los enemigos y el desempeño de las armas recuerdan mucho a Halo. Solo que en Destiny hay muchos elementos roleros.

Me gusta mucho, mucho, el género de los juegos de rol. Aunque resumí sus defectos hace tiempo, el género me gusta por su complejidad, sus sistemas de recompensas y lo inmersivos que suelen ser. Destiny busca ser un juego de acción en primera persona con toques de rol típicos: diferentes clases de personaje, subidas de nivel, objetos que te dan mas poder, etc. El planteamiento es muy atractivo, ya que se desarrolla en un mundo de ciencia ficción en un futuro remoto. ¿Qué puede salir mal con este juego?

Foto de mi personaje de Destiny, clase Titán, nivel 24 y armado hasta los dientes

Mi personaje, clase Titán nivel 24 y armado hasta los dientes

La historia

La historia de Destiny es muy atractiva. Me gusta mucho cómo está planteado el universo en Destiny, sus personajes, enemigos, facciones… El problema es que no me he enterado de la historia jugando. Es realmente confuso comenzar Destiny por primera vez. Tardas unas horas en coger conciencia en qué consiste cada misión (Historia, Patrullas, Asaltos…), qué es lo que venden esos PNJs de la Torre o qué demonios es eso del Crisol, la Vanguardia o la Secta Guerra futura, por poner unos pocos ejemplos. Un lío. Le falta un hilo conductor, una explicación, un contexto. Y Destiny lo soluciona con el Grimorio.

El Grimorio

Si te enfrentas solo a Destiny, sin amigos que te lo expliquen o sin molestarse en buscar guías del juego, acabarás por entrar a Bungie.net, tal como sale a veces durante el juego, para ver qué es eso de las cartas del Grimorio que vas ganando. Y ahí aparecen las apps de Android e iOS oficiales, que enlazan tu cuenta de juego y te muestran tus estadísticas con información sobre logros, enemigos, personajes y lugares. Ahí es cuando uno comienza a disfrutar la historia de Destiny, consultando una segunda pantalla que contextualiza todo. ¿Una genialidad o el mayor error que recuerdo en un juego de rol? Aun no me queda claro. Hubiese estado bien poder leer eso en el juego. Skyrim y sus libros, por ejemplo. O un Espectro (el asistente que te acompaña) que realmente te explique las cosas.

Subir de nivel

La gran mayoría de mis horas de juego actuales en Destiny fueron muy seguidas. Vacaciones, tiempo libre, y por lo tanto poder jugar más de dos horas seguidas al día sin levantar el culo del sillón. Así que como en todo juego de rol, me dediqué a jugar y a subir de nivel mientras competía en el Crisol (que resultó ser el multijugador competitivo) o jugaba las misiones que hacen avanzar la historia. Bien, hasta que llegué al nivel 20 y poco después acabé la historia. A partir de ahí ya no puedes subir de nivel a la manera tradicional.

La Luz

En muchos lugares he leído que lo mejor de Destiny llega cuando alcanzas el nivel 20. En mi opinión y en mi caso particular eso es completamente falso. Cuando llegas a nivel 20 necesitas algo que yo como jugador no tengo: tiempo. Me he pegado unas cuantas horas cruzándome con jugadores de nivel 34 con armaduras y armas espectaculares y cuando se supone que lo que tengo que hacer para conseguirlo es seguir subiendo de nivel… Resulta que a nivel 34 se llega recolectando objetos. Para ello tienes que volver a jugar misiones de diferentes tipos para conseguir que otros contadores suban (muy lentamente por cierto): Crisol, Vanguardia y otros más secundarios que son los que realmente debes subir con constancia, jugando a lo largo del tiempo, para conseguir todo esto. Anticlímax de libro.

Forever alone

Destiny da recompensas mejores si juegas ciertas misiones y así conseguir antes los preciados objetos que te hagan subir de nivel. Como requisito para poder participar en ellas, tienes que tener amigos que jueguen al juego. Y si no, tienes que conseguirlos de algún modo y formar equipos con ellos. Y aquí veo uno de los grandes defectos del título. Destiny quiere ser un referente online en juego cooperativo, un World of Warcraft de nueva hornada… Y no pone muchas facilidades para esto. Uno tiene que buscarse la vida para encontrar gente y hay que pegarse un tiempo buscando por foros que han surgido para esto mismo. A mí personalmente este esfuerzo me cuesta. Siempre me ha costado con otros títulos y mis intentos han sido siempre infructuosos. Se agradecería algún componente más social que permita la creación de escuadras con las que completar estos retos.

Mejorando lo presente: un juego en constante evolución

El 15 de septiembre de 2015 Destiny entrará en su Año Dos y esta review quedará obsoleta. Este juego ha sido concebido a largo plazo y en lugar de sacar un Destiny 2, el juego original va a irse nutriendo de expansiones. Con la llegada de este Año Dos el juego se actualizará y cambiará el sistema de niveles por uno más tradicional que permita llegar hasta nivel 40. Lo hará coincidiendo con su tercera expansión de pago. A todos los que hayan comprado el original se les aplicará la actualización, pero las tres ampliaciones publicadas, sobre todo esta tercera, añaden más contenido y son necesarias para llegar a dicho nivel. No estoy seguro de qué hacer a partir de ahora. Las expansiones valen pasta. El retorno de la inversión en horas y diversión es incierto, visto lo visto.

Conclusiones

¿Me gusta Destiny? Sí. ¿Recomendaría su compra? Sí, pero sabed dónde os metéis. De primeras tendréis las mismas horas de juego que con cualquier Halo si jugáis la historia y el competitivo Online. Es posible que os animéis a jugar algún cooperativo vía matchmaking y queráis echarle más tiempo gracias sus niveles, objetos y movidas complejas. Pero cuidado, si os gusta mucho de verdad querréis estar al nivel de la gente que compre las expansiones, habrá que pasar por caja.

Mi experiencia con este juego queda abierta. Aún no he terminado con él y solo tel tiempo dirá si quiero seguir jugando o no.

Anuncios

2 comentarios en “Review: Destiny y su anticlímax (PS4)

  1. Pingback: Afinando el tiro: ¿qué títulos compraré los próximos meses? | Los Videojuegos del Búho

  2. Pingback: Análisis de Destiny: El Rey de los Poseídos (PS4) | BUHOJUEGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s