¿Debo ponerle nota a los análisis de los juegos?

Empiezo aquí una reflexión sobre las notas numéricas a la hora de hacer análisis de videojuegos. Una idea que tuve clara cuando comencé a escribir por aquí, pero que creo que merece la pena replantearse. De vez en cuando es sano revisitar las convicciones con ojo crítico. No dar nada por inamovible, por inalterable. Ojo, no digo que se debe cambiar de idea a menudo. Más bien me refiero a replantearse las ideas firmes y poder reafirmarlas… O no. En este caso voy a reflexionar sobre poner nota (o no) a los análisis de videojuegos.

Rodin

De primeras, no les pongo nota porque es muy injusto resumir un conjunto de experiencias, sensaciones y matices en una escala del uno al diez. Esto tiene mucho de subjetivo y no quiero renunciar a mi subjetividad en busca de una nota “que haga justicia”. Me gusta ser subjetivo. La objetividad está sobrevalorada y reside en la tierra de lo utópico. No quiero ir maquillando palabras y justificándome sin parar para que mis palabras sean consecuentes con un número.

Además, el baremo para medir un juego u otro varía dependiendo del género, por ejemplo. Si tuviese que poner nota a un análisis ya publicado, por ejemplo el de Batman Arkham Knight, le pondría 8 o 9 como sandbox, porque dentro ese género es uno de los mejores, pero en términos generales le podría poner un 7, ya que el juego me gustó pero no es uno de esos que me supone un antes y un después.

Porque en mi baremo personal, un 7 es una notaza. Un 70%. Siete unidades sobre diez. En cambio en otros medios, una nota de 7 te da la sensación de que un juego es del montón, mediocre. Esto último es peligroso. Mi objetivo en este blog es opinar. Por lo tanto, cuando escribo algo me gustaría que la gente lo lea. Si pongo una nota al final, me da la sensación de estar facilitando un atajo para que la gente no tenga que leer la reseña y acabar viendo una nota que puede no querer decir lo mismo para el lector que para mí.

Quizá da lo mismo…

Quizá. Pero aun así, creo que en este mundillo ponerle nota a los juegos es algo más importante de lo que parece. En el mundo de la crítica de videojuegos se ve cierta inflación. A las distribuidoras les encanta poner en portada de sus juegos aquello de “99/100. Buhojuegos” y cosas por el estilo. Les ayuda a vender, al fin y al cabo. No iban a poner una reflexión de dos párrafos en la portada… Así que ese número ayuda bastante. Por lo tanto, cabría pensar que para que este blog tenga posibilidades comerciales, el poner un numerito al final de las reseñas podría ayudar.

Existe también la posibilidad de valorar numéricamente diferentes apartados. Los ya clásicos y algo pasados de moda Gráficos, Sonido, Jugabilidad, etc. Personalmente me parece una manera horrible de valorar un videojuego, trocear algo que fue concebido como unidad. Eso además generaría incongruencias: ¿Minecraft, Hotline Miami o Papers, please deberían tener una nota bajísima por culpa de su valoración parcial en gráficos?

Entonces, ¿qué hago?

No quiero ser esclavo de una nota. No quiero tener que valorar un videojuego con un número. Pero aun así, con todo, creo que es interesante establecer un baremo, establecer una vara de medir mía y solo mía. La siguiente review que escriba me hará tomar una decisión. Llegue cuando llegue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s