Reflexiones sobre 2015: consolas de sobremesa

La elección del juego del año 2015 me está costando. He disfrutado cada minuto de cada unos de los juegos finalistas, así que maduraré al máximo la decisión y me extenderé en las justificaciones. Pero tanto pensar me está llevando a considerar qué está sucediendo con los videojuegos. Quiero reflexionar, ahora que estamos a final de año, acerca de adónde va el mundillo. Empieza aquí una serie de artículos reflexionando sobre qué ha pasado con 2015.

Console Wars by Mark Farrell

La actual generación ya no es nueva

Las dos principales consolas de sobremesa han cumplido dos años. Desde noviembre de 2013 hasta hoy se ha evidenciado un gran problema de frescura. El dejavu de continuidad que suele vivirse en los periodos de transición ya debería haber pasado. Tengo la sensación de que las actuales PS4 y Xbox One no han arriesgado donde deberían. Porque ya no son la nueva generación. Ya son la actual.

Quizá unos inicios muy enfocados a la interación con las cámaras, con PlayStation Camera y Kinect, ha sido un lastre que las ha retrasado. No lo sé. Sony no parece haber entendido el mensaje y está invirtiendo fuerte en gafas de realidad virtual para el 2016. Al fin y al cabo está vendiendo consolas por castigo, se ve fuerte. Por su parte, Xbox One apela a la retrocompatibilidad con 360 para rascar algo. Este movimiento ha sido bien visto, pero si no lo acompaña de otras cosas el efecto positivo no durará mucho.

Y ese runrún no para. Algo no va bien. Quizá no sea culpa de Sony y Microsoft, al fin y al cabo ellos no son toda la industria. Las desarrolladoras muestran cierta sequía creativa, cuando no abandonos sonados como los de Konami. Por su parte, Nintendo ha presentado grandes juegos para Wii U, pero el final de año y la falta de anuncios para dicha consola es alarmante, sabiendo que su sucesora ya ha sido anunciada.

2016 se me antoja un año de transición. En mi opinión, el E3 del año que viene debe ser el del despegue o el del hundimiento. Sony tendrá que mostrar ases en la manga. Microsoft tendrá que hacer algún movimiento agresivo de verdad. Nintendo tendrá que disparar el que posiblemente sea su último cartucho en forma de consola.

Termina un año flojo para las consolas de sobremesa. Empieza uno decisivo de verdad.

Imagen de la entrada de Mark Farrell con licencia CC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s