Mis primeros días con The Witness

screenshot13

Ya llevo una semana jugando a The Witness. Durante estos siete días he pasado por diferentes estadios de opinión acerca del juego. En las siguientes líneas os voy a intentar transmitir todas ellas.

Primeras horas

Las primeras sensaciones acerca de The Witness fueron de incertidumbre. Aparecer en una isla desierta plagada de puzles es algo que recuerda mucho a clásicos como Myst, con esa incógnita permanente que vives mientras resuelves los primeros rompezabezas: ¿qué hago aquí?¿Qué significa todo esto?¿Cuál es el lore de The Witness?

Rayando la superficie

Después, un par de días y varias horas más adelante, empecé a experimentar la sensación de que The Witness es un juego de puzle más. Mirándolo desde un punto de vista frío, no deja de ser una sucesión de enigmas cuyo sistema de menús es un walk simulator. Por lo tanto, el objetivo del juego es ir superando escenarios que encierran el mismo tipo de puzle, hasta ir activando las luces que se conectan con la montaña del centro de la isla.

Esto es un metroidvania

Pero hay algo más. Estos últimos días me he dado cuenta de lo maravilloso de The Witness. Este título es un metroidvania. Un juego no lineal que te bloquea zonas, las cuales podrás desbloquear más adelante. Lo particular de la nueva creación de Jonathan Blow es que los power ups que te permiten desbloquear zonas son las nuevas mecánicas que vas aprendiendo. Me parece un concepto revolucionario.

La profundidad de The Witness

No quiero omitir lo profundo del juego, tanto en calidad como en cantidad. Hay cientos de zonas y recovecos que se encajan perfectamente en una isla relativamente pequeña, que puede ser cruzada de lado a lado con un paseo de cinco minutos. Aún no he descubierto todo, pero puedo adelantar que la variedad es enorme, así como la calidad de los puzles. Es espectacular cómo se usa el entorno para resolver algunos de ellos, cómo te ves obligado a replantearte nuevos enfoques para resolverlos y continuar tu camino.

Por lo tanto aquí está la culminación de mis primeras impresiones: The Witness presenta un nuevo enfoque. Un juego que te enseña a jugarlo poco a poco, dándote las pistas para resolver diferentes puzles a medida que vas superando zonas. Una jodida genialidad. Y todo ello acompañado de unos gráficos maravillosos y un mensaje escondido que apenas comienzo a vislumbrar y que, en realidad, es lo que más me intriga desde el primer día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s